¿Qué es el Yoga?

En una época plagada de actividades, compromisos y distracciones, en la que parece que el estrés y las preocupaciones reinan, muchos hemos dirigido nuestra mirada a las ancestrales prácticas de oriente y nos hemos sumergidos en ellas buscando quietud, serenidad y quizá mayor contacto con nosotros mismos.

Dentro de estas prácticas encontramos el Yoga, esa milenaria ciencia del bienestar y la integración con lo Supremo, pero ¿Qué es el Yoga? Muchos vamos a centros, gimnasios, parques, practicamos en casa o asistimos a múltiples talleres pero realmente dedicamos poco tiempo a interiorizar qué implica lo que estamos practicando.

En textos tan antiguos como los Yoga Sutras de Patanjali o el Bhagavad Gita se explica qué es el Yoga, cuáles son sus objetivos, cómo practicarlo, qué obstáculos encontraremos y también cómo superar esos obstáculos. ¿Fácil? Por supuesto que no. Posible sí. ¿Vale la pena? ¡Indudablemente!

Según diferentes investigaciones, el Yoga surgió aproximadamente hace 6.000 años, aunque algunos dicen que podría ser más antiguo. Para ciertos investigadores en aquel momento los yoguis vivían en los bosques y se interesaron por el ambiente que los rodeaba, imitaron formas y posiciones de flora y fauna y al mismo tiempo observaban y analizaban el efecto que ésto tenía en sus cuerpos. También comenzaron a enfocarse en su respiración y a desarrollar técnicas para producir calor corporal en los momentos de frío y frío en los momentos de calor. Al desarrollar estas prácticas descubrieron el poderoso efecto de la respiración. Otros consideran que proviene de inspiración divina y que el Dios Shiva enseñó la primera postura de Yoga en el lago Manasarovar al pie del Monte Kailash, su morada.

De acuerdo con Patanjali, en su Yoga Sutra No.2, Samadhi Padah “Yogas citta vrtti nirodah” lo cual puede traducirse como “El Yoga es el cese de la fluctuaciones mentales, es detener las olas de la mente o calmar los cambiantes estados mentales” Paramahansa Yogananda nos dice que “citta” es un palabra en sánscrito que abarca todos los componentes mentales que dan lugar a la consciencia inteligente y al poder de sentimiento.

Así las cosas, el Yoga es una forma de vida que abarca todas las aristas de nuestro Ser. Contempla cómo desarrollar una mejor y más consciente relación con nosotros mismos, con quienes nos rodean y con nuestro entorno, el cuidado, fortalecimiento y desarrollo del cuerpo y la mente mediante posturas y técnicas de respiración, enfoque de los sentidos, concentración, meditación y contemplación.

Mediante sus ocho componentes el Yoga se convierte en una poderosa herramienta que despierta en nosotros la curiosidad por descubrir quiénes somos, nos lleva poco a poco a descubrirlo y paulatinamente nos fortalece para manifestarlo y ponerlo al servicio de los demás.

Mencionamos que el Yoga se define como el cese de las olas de la mente o bien como calmar los cambiantes estados de la mente” sin embargo ¿Cuáles son esas olas o estados de la mente?

Pantajali, en sus Yoga Sutras del número 6 al 16, nos explica cuáles son las olas o fluctuaciones mentales y cómo superarlas.

Imaginemos nuestra mente con un hermoso mar, en calma y sereno, tan sereno que parece un espejo y podemos apreciar claramente lo que se refleja en él. Su calma nos contagia de quietud y paz. Ese es el Yoga, que nuestra mente alcance dicho estado y disfrutemos de la profunda paz que se deriva del mismo. Sin embargo, sin entrenamiento y en condiciones normales el océano de nuestra mente es diferente, es un mar lleno de fuerzas y corrientes que provocan olas de diferente magnitud y dirección. A estas olas o fluctuaciones de la mente se les conoce como “vrttis”, pueden ser placenteros o dolorosos y se agrupan en cinco categorías, a saber:

  1. Conocimiento correcto (se basa en la experiencia y en la naturaleza del objeto observado)
  2. Conocimiento incorrecto (no corresponde a la naturaleza del objeto o situación)
  3. Ilusión (palabras que no corresponden a la realidad)
  4. Sueño (emociones o sensaciones que surgen de nuestro período de sueño)
  5. Memoria (recuerdos)

Estaremos profundizando estos aspectos durante las siguientes semanas, sin embargo durante estos días les invitamos a observar sus pensamientos y a identificar el efecto que éstos tienen sobre su cotidianeidad y sus prácticas.

Practicar Yoga es un privilegio y con él viene la tarea de ser más amables, compartir una sonrisa y trasladar la práctica de la alfombra al resto de nuestra vida…Maty Ezraty

Rocío Hernández Sáenz
Centro de Yoga Lung Ta


Categorías: Filosofía y Técnica

Envíe sus comentarios