¿Cuál es el propósito de practicar Ashtanga Yoga?

La conferencia del pasado 19 de marzo estuvo muy hermosa, Sharath nos compartió su opinión respecto al propósito de practicar Ashtanga Yoga, seguidamente algunas de sus reflexiones.

Mediante las ocho ramas del Yoga purificamos cuerpo y mente. La práctica de asana, de la mano de una correcta respiración, es particularmente importante para desarrollar buena salud, tanto física como mental. Una vez que hemos purificado nuestro cuerpo y mente podemos avanzar poco a poco y obtener mayor claridad y entendimiento sobre el conocimiento que existe en torno al Yoga (espiritualidad y filosofía) Pasar de lo ordinario a lo extraordinario. Yoga es ser más sabios, es desarrollar mayor claridad. La sabiduría es lo que el Yoga persigue. La búsqueda interior. Dejar de lado tanta distracción externa y volver la mirada hacia nuestro interior.

Muchos dicen que el Ashtanga Yoga es difícil. Sí, lo es. Seguir las Yamas y Niyamas no es una tarea fácil. Las posturas tampoco son fáciles pero existe mucha diversión y alegría en ello. Para que el Ashtanga Yoga funcione se debe practicar con el corazón, nadie puede forzarnos a hacerlo, debemos disfrutar hacerlo. (De forma personal agregaría que ese disfrutar no corresponde a sentirse cómodo y realizado siempre que se practica, sino que es el disfrutar que nace de la devoción, dedicación y determinación con que se practica, el disfrutar que surge de retarnos cada , seis días por semana, a abandonar nuestra zona de confort.)

Permitir y experimentar la transformación que surge de la práctica es mucho más importante que un papel que diga cuántas horas hemos estudiado o practicado. El Yoga no sucede en 200 horas, toma mucho tiempo y mucho tiempo no son dos o tres años, mucho tiempo son 20 años o más. El Yoga no sucede instantáneamente, requiere tiempo, devoción, mucha dedicación.

El Ashtanga Yoga implica auto-transformación y auto-realización, es llegar a ver lo Divino en todo, llegar a escuchar lo Divino en todo. Esto únicamente se logra después de muchos años de dedicación y entrega.

La práctica debe respetarse y realizarse una única vez al día, con la respiración adecuada y el enfoque y técnica correctos. El Yoga tiene principios que debemos seguir, caso contrario estamos haciendo otra cosa. Debemos comprender que el Ashtanga Yoga es la forma más pura de Yoga y qué es lo que esto implica. Si consideramos que el Ashtanga Yoga es una práctica muy física no hemos comprendido de qué se trata.

La práctica está integrada por los Shastras, aquello que dicta la filosofía antigua y que ha sido resguardado por muchas generaciones y la experiencia práctica, el asana, la cual requiere paciencia y permitir que, gracias a la devoción, dedicación y determinación, cada postura suceda, que el cuerpo y la mente se transformen para que suceda.

En los Upanishads, Sutras, Bhagavad Gita y muchos otros textos antiguos existe valiosísima información que nos ayuda a comprender lo que es el Yoga y curiosamente ninguno de ellos habla de pararse de manos (esto último para enfatizar la importancia desmedida que se da a las posturas en occidente) El asana no es lo más importante del Yoga pero es una poderosa herramienta que nos prepara y lleva a alcanzar niveles más profundos. Por ejemplo, al realizar backbends (arcos) toda nuestra atención se enfoca en la ejecución de la postura, todo lo demás se silencia, la menta deja de hacer ruido y el “Yogas citta vrtti nirodah” se manifiesta: ese maravilloso y efímero momento en el cual la mente se silencia…

Sólo mediante nuestro propio esfuerzo podemos crecer espiritualmente. El Gurú nos guía hacia la luz pero el buscador espiritual debe estar sediento por desarrollar su espiritualidad. Sólo nuestra propia sed nos llevará al agua fresca.

La práctica es como plantar un rosal, debes nutrir y regar la planta con constancia y dedicación, cuidar sus raíces y dar tiempo para que florezca…

Rocío Hernández Sáenz
Centro de Yoga Lung Ta


Categorías: Compartiendo el camino