Despidiendo un año más

Quiero utilizar las últimas horas de este año para agradecer a cada uno de los que formó parte de LungTa durante el 2017.  Este fue un período lleno de retos durante el cual la presencia y el cariño de cada uno de ustedes nos permitió seguir adelante.  En los momentos más difíciles del año, compartir la práctica e iniciar el día con sus sonrisas, abrazos y buenos deseos me llenaba de motivación para seguir adelante.  En las noches, cuando el cansancio era mucho y las dudas nublaban mi mente, escuchar su respiración al practicar y ser testigo de su alegría y sonrisas al lograr cosas que no imaginaban alcanzar me recordaba por qué elegí este camino.  Hoy, en el ocaso de un año que me probó de principio a fin, quiero agradecerles de todo corazón porque sin su inspiración esto no sería posible.   

Gracias porque cada día aprendo de su compromiso, su disciplina, su amor por la práctica, su paciencia, su apertura y su constancia.  Gracias a los que inician porque cada día me recuerdan cómo inició mi práctica, lo que me ha costado y también lo mucho que la amo y agradezco.  

A las puertas de un nuevo año, les renuevo el compromiso de LungTa con transmitir una práctica tradicional, lo más apegada posible a las enseñanzas recibidas de mis maestros, compartida con respeto, de forma integral, profesional y con el objetivo de traer mayor bienestar a nuestras vidas y mejorar nuestro entorno. 

En un camino infinito, qué privilegio y qué alegría, compartir la ruta con almas que te ayudan a crecer y ser mejor. 

Gracias por todo lo vivido y por todo lo que vendrá…


Categorías: Compartiendo el camino