Día Internacional de Yoga: 21 de Junio

Hoy, en todo el mundo, se celebra el Día Internacional del Yoga, iniciativa del Prime Minister of India, Narendra Modi y aprobado en las Naciones Unidas el 11 de Diciembre de 2014, con el propósito de hacer consciencia de los beneficios de esta milenaria ciencia.

Actualmente la práctica del Yoga se asocia a la ejecución de posturas o asani y tristemente pareciera que se reduce al plano físico, sin embargo, el Yoga va muchísimo más allá de las posturas, es una ancestral forma de vida que tiene como objetivo contribuir para que aquellos que deciden practicarla se conviertan en la mejor versión de sí mismos y, de esa forma y entre todos, hagamos de éste un mundo mejor, más consciente, más balanceado, más justo, más sereno y más sabio.

Recordemos pues, qué es el Yoga.

“En el Bhagavad Gita Krishna instruye seis significados para el Yoga:
1.Ecuanimidad en la victoria y la derrota (II, 48)
2.Habilidad y eficiencia en la acción (II,50)
3.El supremo secreto de la vida (IV,3)
4.Aquello que genera inefable felicidad (V,2)
5.Serenidad (VI,3)
6.Lo que extingue el dolor (VI,17)
Consideremos cuán grandioso es el Yoga: armoniza unificando; reintegra fortaleciendo; junta al hombre en sí mismo; lo solidariza con sus semejantes; une al creyente con Dios, liberándolo. Es el hombre prendiéndose a Dios mientras se desprende de las penas del mundo. Patanjali, en sus Yoga Sutras, nos dice que el Yoga es la cesación (nirodha) de los torbellinos (vrittis) mentales (chitta) En el plano individual, el Yoga armoniza emociones y sentimientos; pacifica los conflictos; ablanda las tensiones; suplanta las vicisitudes; suprime el miedo; implanta la paz; expande el amor; otorga alegría, radiante salud y felicidad; en fin, unifica la casa antes dividida; alivia la carga; vence el dolor existencial y rompe las amarras de la existencia condicionada.” Hermógenes

Después de más de una década de práctica, celebrar el Día Internacional del Yoga es celebrar la vida. Sí. Celebrar la vida con sus altos y bajos, con la lluvia y el sol, con mis sombras y mi luz más pura y brillante. Celebrar el Yoga es celebrar la aceptación, la capacidad que, como Seres Espirituales, tenemos para observar, aprender, transformarnos y crecer. Sin el Yoga hoy mi vida sería muy diferente, por esa razón agradezco profundamente a Dios por el invaluable regalo de esta práctica, por los maestros que ha puesto en mi camino y por cada lección y oportunidad de crecimiento con que bendijo mis días.

Si bien es cierto hoy, de forma especial, celebramos el Yoga; el que trasciende; el que llega al alma; cada visita a la alfombra es una celebración; no sólo del Yoga sino de mí misma, de la respiración, de cada Ser con quien comparto la práctica, del milagro de la vida…

Rocío Hernández, Directora
Centro de Yoga LungTA


Categorías: Compartiendo el camino