“La mente del Yogui es siempre ecuánime y consciente” - Kino MacGregor

Testimonios

David García

David GarcíaCuando inicié mi práctica era una persona muy sedentaria que no sabía nada sobre yoga. Al buscar opciones no quería ir a un gimnasio y las artes marciales no van conmigo. Entré sin saber a lo que iba ni qué esperar y encontré un espacio que ahora considero parte de mí.

Encontré una instructora dispuesta a explicar con tranquilidad y paciencia todo lo que conoce relacionado a esta práctica. Alguien que es amorosa y estricta a la vez y logra llevarme cada día a posturas más profundas, siempre con respuestas del por qué y cómo son las cosas. Sedienta por mejorar su práctica busca educarse con los mejores instructores disponibles y de paso cuando puede los trae para compartir este conocimiento sin intermediarios.

He encontrado más que un Centro de Yoga una escuela de vida, donde he aprendido mucho sobre mí, sobre los demás y más que todo sobre esta práctica.

Si bien no he probado muchos otros lugares, si he tenido la oportunidad de practicar con distintos instructores, algunos muy buenos, otros no tanto, y no cambio a Rocío por ninguno.

Espero seguir siendo parte de LungTa por mucho tiempo.”


María José Ventura

maria-jose
“Hace un poco más de dos años el Ashtanga llegó a mi vida.

En ese tiempo estaba sintiendo la necesidad de buscar espiritualidad, nunca había practicado ningún tipo de Yoga y sinceramente no tenía la más mínima idea de que existía el Ashtanga. Busqué en internet los centros de yoga que había en Heredia y tuve la gran suerte de topar con LungTa. En ese momento de mi vida estaba pasando por una etapa de muchos cambios y sentía miedo, frustración pero como en la vida nada es casualidad, la práctica llegó junto con los cambios.

Mi primera clase fue un reto, para mí eso de escuchar y no ver a los demás se hizo bastante difícil ya que nunca había practicado yoga y no sabía lo que era ese tan famoso “perro hacia abajo” pero de mirada en mirada logré sobrevivir. Recuerdo haber salido fascinada y relajada. La práctica me enamoró desde el principio.

Con el paso del tiempo fui aprendiendo a escuchar y respirar, fui conociendo a mayor profundidad acerca del Ashtanga Yoga, su historia, la de sus maestros y toda la inmensidad que trae con ella. Mediante esta increíble práctica he aprendido mucho acerca de mí misma también. He aprendido a soltar y dejar que las cosas sean lo que son, sobre el mat y fuera de él. He aprendido a ser paciente y no aferrarme ni obsesionarme con posturas que quiero que salgan a la primera. He entendido que mi cuerpo es un santuario y que tengo que amarme. He sentido infinitas cosas que tal vez hasta la fecha no entienda pero me mueven y me motivan a seguir practicando con constancia y dedicación.

LungTa no es solo mi Shala amado, es también el lugar donde he conocido a seres maravillosos con los que he compartido y comparto esta pasión que nos mueve a todos. Este es el espacio más real que tengo; me veo y me siento tratando de no juzgarme, sólo respirando y practicando con amor.

Paz, paz, perfecta paz.”


Emilia Araya

emilia-araya
“En Lung Ta, he practicado Ashtanga Yoga durante varios años, ha sido una experiencia muy rica y saludable, su enfoque individual e integral más la experiencia de Rocío como instructora me dan seguridad en la práctica. Aquí aprendí el valor de la calma, fundamental para mí avance, reconocer que hacer más no es siempre mejor, todo llega a su tiempo.

La actualización, la promoción de los talleres cada año con instructores distinguidos y las actividades que promueven el crecimiento y la solidaridad, hacen la diferencia en LungTa.”


Nicole Vaquero

nicolevaquero
Hace un poco más 3 años viví una de las experiencias más increíbles de mi vida. Llegue a Costa Rica para sacar mi maestría, sin embargo nadie me contó lo difícil que sería. Me resultaba en extremo difícil llevar una vida balanceada entre clases toda la mañana y tareas toda la tarde, hasta que encontré un lugar mágico llamado LungTa. Rocío me abrió las puertas de su estudio y descubrí un mundo maravilloso. Las primeras clases me resultaban en extremo difíciles, pero me liberaban de todas mis preocupaciones de la universidad. Encontré un lugar que se convirtió en el que me sentía en mi hogar, a pesar de que el mío estaba tan lejos, encontré una familia cuando la mía no podía estar conmigo. LungTa, no sólo cambió mi cuerpo, pero cambió mi manera de ver la vida.

Jamás olvidaré una frase que Rocio dijo en una práctica por la mañana: “La brisa de la mañana tiene secretos que contarse. No vuelvas a la cama”, desde ese día me despierto temprano, elevo mis plegarias con amor y hago de mi día lo mejor. El mejor lugar para estar es el que uno puede llamar hogar y en eso de convirtió LungTa para mi, MI HOGAR.

Los invito a que transformen su vida, su mente y su cuerpo en LungTa.”


Angie Ugalde

 

angie-ugaldePor los motivos más equivocados llegue hasta el lugar correcto. Después de conocer LungTa, encontré un hogar más que un lugar de práctica de Ashtanga. Gracias Rocío por enseñarnos a aprender de nosotros mismos.”