Mysore

Forma tradicional en la que se practica el Ashtanga Yoga en Mysore, ciudad al sur de India, donde se ubica nuestra escuela y de la cual se deriva su nombre. Durante estas sesiones cada practicante ejecuta, a su propio ritmo, la secuencia de posturas que previamente le ha asignado su instructor. Este sistema permite una atención personalizada por parte del instructor, quien durante la práctica da consejos individuales y realiza variedad de ajustes manuales y asistencias que favorecen el avance del estudiante y le permiten profundizar, a su propio ritmo, en las diferentes posturas.

Ya sea que usted esté dando sus primeros pasos en esta hermosa disciplina o que cuente con experiencia, le instamos a participar de estas sesiones, estamos seguros que poco a poco se convertirán en sus favoritas y además obtendrá los siguientes beneficios:

  1. Podrá practicar a su propio ritmo sin necesidad de adaptarse a un ritmo de clase, lo que le permitirá desarrollar paulatinamente un mayor conocimiento de su cuerpo y cómo funciona.
  2. El instructor le dará indicaciones precisas y ajustes que le ayudarán a identificar cada postura asignada, alcanzar una alineación saludable así como a ir más profundo en las posturas asignadas, de forma tal que pueda obtener mayores beneficios de su práctica de asana.
  3. Si se le olvida alguna postura o tiene preguntas específicas, el instructor está ahí para ayudarle.
  4. Esta forma de práctica le ayudará a identificar y familiarizarse con su ritmo de respiración, el cual, paulatinamente irá practicando de forma más consciente y profunda.
  5. Si bien es cierto el instructor no está llevando la cuenta de sus respiraciones, está allí para invitarle a enfocarse, escucharse y llevar su mente hacia un estado de quietud interior, que es la meta del Yoga.
  6. Trabajar a su ritmo le permitirá tomar responsabilidad por su práctica, aprender la secuencia poco a poco y desarrollar la habilidad de llevar la atención hacia adentro.
  7. Tomar responsabilidad por su práctica le ayuda a generar una práctica propia e independiente. Aprender su secuencia abre la posibilidad de llevar su práctica a donde quiera que vaya.
  8. Puede dedicar más tiempo a detalles que necesitan mayor atención de su parte y que a la vez le permiten cuidar de usted mismo y practicar más lento cuando así lo requiera.